Deu ser que estem canviant?

Segons els experts, ens hem anat acostumant que les institucions basin la seva raó de ser en metarrelats per estructurar-ne l’organització que tots els membres han d’acceptar sense piular (el programa d’un partit polític o d’un sindicat, la missió d’una empresa, el funcionament organitzatiu de l’Administració, etc.). Tanmateix, la realitat d’un món que canvia vertiginosament de la mà d’Internet i sobretot de les xarxes socials és que a les persones no els acaben de satisfer les estructures organitzatives (institucions i mercats) i troben en el web la via idònia per relacionar-se com a individus i grups amb la flexibilitat que demana el temps actual.


I no és, per a res, desafecció política; és tota una altra cosa! La presentació que il·lustra aquest apunt (disponible també en castellà) explica que està tenint lloc un xoc entre les xarxes i les jerarquies.

No es renuncia a les relacions de pertinença –tan necessàries per a la cohesió social d’una comunitat– però s’aposta clarament per multiplicar les relacions reticulars transitòries, d’abast limitat, més flexibles i dinàmiques.

Amb la dinàmica relacional que té lloc a les xarxes socials s’acaben les audiències massives, ja que només es pot arribar, amb part dels missatges, a determinats segments de la societat. L’atenció s’ha diversificat, la gent ja fa menys cas a missatges generals, com són els de les grans organitzacions.

Ho veiem de la mateixa manera?

Fotografia: Castellers, de la galeria de Flickr de Ramon Roura (myeua) CC NC 2.0

28 comments on “Deu ser que estem canviant?”

  1. Carlos Guadián Respon

    Fins ara la jerarquia estava en una posició dominant en les xarxes formals que es generaven al nostre voltant. Amb les TIC i més concretament amb les xarxes socials cada persona pot ampliar, com es diu a la presentació, la seva xarxa personal-formal més enllà. Això suposa que aquesta pèrdua de “centralitat” de la jerarquia fa que es confronti amb aquesta tendència. És una qüestió de poder, de centralitat a la xarxa.

  2. Oriol Bas Respon

    A la mida. Quan i com volem. Amb qui volem. Canviant de companyia sempre que calgui. Pertanyent a diferents grups simultàniament. Sense que sigui imposat qui dirigeix. Cada cop amb més canals de comunicació i cada cop més bidireccionals. Això és la xarxa. Clar que estem canviant! Com no han de canviar les organitzacions?

  3. Antonio Galindo Respon

    El choque entre jerarquías y redes es real y creo que irá creciendo si las estructuras organizativas no son capaces de incorporar formas de relación más flexibles entre sus miembros.

    Las anquilosadas organizaciones administrativas de forman la actual administración pública sólo pueden innovar si se insertan en redes. Colaborando entre ellas y con los demás actores sociales, usando estas nuevas formas de relación colectiva.

    Si no es así seguiremos teniendo más de lo mismo. Jerarquías del siglo XIX y entornos del XXI.

  4. Foto del perfil de Jordi Graells Jordi Graells Respon

    Gràcies Carlos, Oriol i Antonio pels vostres comentaris 🙂

    Efectivamente nos encontramos en un momento crucial para las organizaciones y, muy especialmente, para nuestras administraciones. Debemos aprovechar el conocimiento de todos los funcionarios para incorporar valor a los servicios que tenemos entre manos; empieza a ser muy difícil -por no decir imposible- mejorar lo que estamos haciendo contando sólo con el conocimiento de ‘expertos de consultoría’ o con el de uno mismo. Dentro de la institución disponemos de todo un auténtico capital que sólo un nuevo liderazgo mucho más relacional, del siglo XXI, podrá hacer aflorar y organizar. Y este mismo liderazgo connector (según Gary Hamel) sabrá tejer el funcionamiento en red con los ciudadanos, empresas proveedoras, asociaciones…, como un auténtico model de ‘crowdsourcing’ en el sector público.

    Lo necesitamos como el pan de a diario. De hecho, ¿no os parece que la XIP es ya un intento en esta dirección? A ver si alguien se anima y nos cuenta cómo la XIP facilita y abre las puertas a la cocreación (o coproducción o ‘crowdsourcing’, como queráis llamarle).

    És un autèntic plaer comptar amb la vostra opinió al bloc de la XIP. Gràcies per ser-hi!!!

  5. Carlos Guadián Respon

    Me ha venido a la cabeza una reflexión. Estamos hablando sobre el choque de redes y jerarquía, pero y si consideramos que la jerarquía es también una red que hasta ahora dominaba la información, la influencia, etc… Una red que tenía todo el poder de intermediación, es decir, que cualuqiera tenía que pasar por ellos para conseguir algo.

    Y lo que está sucediendo ahora es que gracias a que todo el mundo es capaz de “enredarse” cada vez más. Este crecimiento en red pone en peligro esa red primaria existente, que es la de la jerarquía. Cada vez son menos necesarios para conseguir información, otro trabajo o lo que sea.

  6. Foto del perfil de Jordi Graells Jordi Graells Respon

    Sí, Carlos, crec que va per aquí. Continuo en castellà perquè l’Antonio pugui seguir-ho:

    Internet permite relaciones, organizaciones y movimientos sociales que antes sólo se podían vehicular a través de organizaciones de índole más paternal (partidos políticos, sindicatos, medios de comunicación), que tienen intereses enfocados más a la propia organización. En cambio, Internet empodera (da poder) las personas: ciudadanos, profesionales de una empresa, funcionarios, miembros de una asociación … para organizarse y afrontar lo que les rodea de una manera más libre. De hecho, para muestra un botón: la XIP es una de estas nuevas organizaciones, ágiles y eficaces, que pueden ser decisivas para transformar las viejas organizaciones.

    Estamos viendo que en muy poco tiempo el sistema democrático, tal como se ha concebido hasta ahora y que había servido para organizar nuestra participación en su seno, se irá quedando obsoleto y va a necesitar de estas nuevas formas de participación.

    ¿Lo veis así?

  7. Antonio Galindo Respon

    Completamente de acuerdo con Carlos y Jordi, el poder de las jerarquías se está viendo amenazado. El empoderamiento de ciudadanos, trabajadores y cualquier otro miembro de una organización, asociación, gobierno, región o pais, que está emergiendo de estas redes sociales que crea internet, acabará por moldear las relaciones existentes.

    Y no me refiero sólo a redes sociales al uso, como Facebook o Twitter, sino a las nuevas relaciones que establecemos, vínculos y estados compartidos, a través de internet, de un modo amplio.

    No sé a vosotros, pero a mí empieza a desconcertarme que el modo en que participo y me relaciono en la red no pueda aplicarlo a otros estadios como a mi relación con mi empresa (la administración), con mi gobierno, y otras organizaciones en las que quisiera participar más activamente.

    Es más democrático participar que delegar. Y creo que por aquí deberíamos seguir avanzando.

  8. Foto del perfil de Jordi Graells Jordi Graells Respon

    Pues claro, Antonio. Cuando hemos ‘probado’ trabajar en red, es muy difícil volver para atrás. De las redes sociales, en un plano más externo, y de las comunidades, equipos u otras redes internas, más internamente, hemos aprendido a percibir el alto valor que aporta funcionar en red y lo que nos perdemos (o lo caro que cuesta) si funcionamos aislados como hasta ahora.

  9. Patricia Gonzàlez i Garcia Respon

    Hola a todos!

    Leyendo vuestras aportaciones, me ha surgido una idea sobre la naturaleza de la identidad propia de estas redes.

    Los individuos las crean, al margen de las organizaciones. Su inquietud y proactividad individual, así como su propensión a la búsqueda hacen que (a través de los nuevos medios) puedan encontrar y conectar fácilmente con otros individuos con el mismo nivel de resonancia.

    Así empiezan a crearse enlaces creativos que trabajan coordinadamente para desarrollar conocimiento sobre un tema.

    La cuestión, para el mantenimiento a largo plazo de la red, es que esta consiga tener identidad propia más allá de sus integrantes. Cuando realmente esos enlaces son firmes, múltiples y multidireccionales, y el objetivo está bien establecido, podemos empezar a hablar de una verdadera red funcional y estable con múltiples nodos inter-independientes. Se ha creado una estructura orgánica, capaz de adaptarse al medio y de sobrevivir más allá de los individuos que inicialmente la crearon.

    El secreto, bajo mi punto de vista, el establecimiento de buenos enlaces, unos objetivos claros y definidos y la comunicación fluida entre nodos.

    Creo que nada de esto cabe en una jerarquía.

  10. Andres Nin Perez Respon

    Mi opinión es que jerarquias y redes van a seguir conviviendo, y su incompatibilidad no es absoluta. La jerarquía, entendiendo como tal una red en la que un nodo tiene la responsabilidad de su funcionamiento y resultados, es necesaria donde existe una exigencia de resultados. Eso no quita que el nodo “cima jerarquica” no establezca un entorno en que la colaboración dentro de la jerarquia sea reticular. Para ello es necesario romper las estructuras inferiores, aplanar organizaciones y tender a la ad-hocracia. El principal problema para llegar a este modelo de organización es que existen demasiados “perdedores”. Muchos de los que claman por las redes no ven inicialmente que ello implica la pérdida de su parcela de poder, y cuando llega el momento de la cesión fortifican su silo.

    Los niveles intermedios de las organizaciones jerárquicas, más que las cúspides, son el principal obstáculo a las organizaciones en red.

  11. virginio Respon

    Desde hace décadas la jerarquía es un concepto que esta disminuyendo su importancia debido al tipo de trabajo los trabajadores del conocimiento en entornos cambiantes necesitan de elevada autonomía y discrecionalidad.

    Pero. las redes sociales no tienen por que eliminar la jerarquía, he trabajado en organizaciones que dedicaban enormes cantidades de tiempo a trabajar en red y que eran extremadamente jerárquicas.

    La mayoría de las comunidades trabajarán con estructuras organizativas de poder o jerárquicas si pretenden ser eficientes. Las comunidades deben estar organizadas.

    La transparencia que supone las redes sociales es amenazadora para muchos estilos desfasados de liderazgo tanto en mandos intermedios como altos, y su implantación será muy difícil en muchas organizaciones para debatir el funcionamiento de la gestión, por ello su uso quedará restringido a gestionar conocimiento e ideas que no supongan un cuestionamiento del poder.

    Con independencia de las redes sociales los nuevos entornos profesionales buscan más meritocracia, transparencia, comunicación y un nuevo tipo de liderazgo distribuido, ya que es más eficiente. Si se quiere que haya motivación y una máxima participación en la red social y aprovecharse al máximo la inteligencia colectiva debería respetarse este tipo de valores, de esta forma la comunidad sería más eficiente. Pero las redes sociales pueden funcionar sin estos valores, aunque no de forma optima. De hecho hasta ahora en la empresas y las redes internas que existen han funcionado sin ellos.

  12. Marc Torres Respon

    Personalment, em semblen molt interessants, cadascuna de les opinions fins aquí mostrades. La meva aportació ve de l’experiència.

    Des de fa dos anys em moc pel món de les xarxes socials. Avui en pertanyo a tres, una és clar, és la xarxaip! …el fet és que en aquests dos anys m’he anat adonant del poder d’aquestes xarxes.

    Les tres xarxes a que pertanyo són del món líquid: xarxes “sense papers”, sense jerarquies, sense organització aparent. Cap d’elles necessita de les estructures del món sòlid.

    Alhora són xarxes plenes de dinamisme i necessitat de compartir idees, dades, informacions, coneixement i saber! Són xarxes on un ADN comú de les seves gents, reforçats pel sentiment de pertinença a la pròpia xarxa, fan que les sinergies i energies que allí es mouen siguin imparable. L’efecte bola de neu en fa la resta.

    I, sorpresivament, un va prenent consciència de que el poder de les xarxes no és una simple retroalimentació interna de les pròpies xarxes, no! ….més enllà d’elles el seu “poder” (líquid, però poder real al final) ultrapassa les àrees pròpies i s’endinsa en el món sòlid, en el món establert, en el món jeràrquic de sempre!

    Avui, veig i visc les xarxes plenes de dinamisme, plenes de capacitats individuals i col·lectives, plenes de gent amb ganes… …ganes de no deixar passar l’oportunitat de canviar, cap a bé, les coses que la revolució (geo)TIC ens permet. Avui veig un món sòlid que no pot més que reconèixer a les xarxes aquestes capacitats i dinàmiques que avui, ell, ja no té.

    És clar que estem canviant, i com deia un mestre meu “por los márgenes” per on corren les xarxes.

  13. Foto del perfil de Jordi Graells Jordi Graells Respon

    Gràcies Andrés, Virginio, Patricia, Marc, pels vostres comentaris amb tant contingut .)

    Ciertamente, las redes pueden convivir con una división de roles estructurada jerárquicamente: con roles directivos, personas que lideran los proyectos de la organización, etc.

    Añadiría, quizás, que será necesario estar muy atentos con los cambios que debe asumir toda institución por lo que se refiere, como apuntáis, a un nuevo rol de mando más relacional y connectivo.

    Con la universalización de la educación, disponemos de una ciudadanía mucha más conocedora de los asuntos públicos, más conscientes de sus derechos, más exigentes y menos manipulables, que quieren comunicarse/relacionarse de un modo más horizontal con las organizaciones. Los servicios de la Administración deben aportar valor auténtico y demostrable, porque los ciudadanos están, como se ha dicho más de una vez, a un golpe de ‘google’ de distancia de la verdad.

    Buena parte de los contenidos que producirá la Administración deben surgir de este contacto, de estas conversaciones entre la ciudadanía. Y, para ello, va a ser imprescindible su presencia en las redes sociales, además pues de las propias estrategias de tipo colaborativo internas para ser más eficientes y tener a los empleados fidelizados.

    Esta presencia en las redes va a resultar fundamental para satisfacer objetivos acordes con una función pública de este siglo: redes, open data…

  14. MarcG Respon

    Llego tarde al debate…

    Sólo quería insistir en algunos conceptos, en algunas ideas:
    – Las jerarquías – tal como las entendemos actualmente – se reduciran… pero no desapareceran.
    – El uso de las redes aumentará, pero tampoco será la panacea para todo.
    – Dinamismo, creatividad, agilidad, talento son conceptos más arraigados a las redes, más arraigados a la nueva Sociedad del Conocimiento que, no por casualidad, también es llamada la Sociedad Red 🙂
    – Las jeararquías también se verán afectadas, la meritocracia será (o debería ser) el principal motivo para situar una persona en determinada posición dentro de una jerarquía.

    Personalmente uno de los aspectos que más me preocupan es lo que ha comentado Patricia:

    “La cuestión, para el mantenimiento a largo plazo de la red, es que esta consiga tener identidad propia más allá de sus integrantes.”

    Mi duda es conocer si realmente las redes son tan interesantes como parecen o, por lo contrario, si son interesantes porque, actualmente, estan mayoritariamente formadas por personas que aportan valor.

    Dicho de otra manera, ¿si la mayoría de la sociedad utiliza redes en su trabajo, éstas seran tan interesantes como lo parecen hoy?

    Quizá cuando llegue este día nos quejaremos de las redes como hoy en día nos quejamos de las jerarquías…

  15. Marta Respon

    Muy de acuerdo con todo lo que se ha expuesto. Dejadme hacer un poco de abogado del diablo y plantear algo que ya ha salido en algún comentario.

    El debate entre jerarquía frente a redes, responsabilidad frente a corresponsabilidad acaba llevando a una pregunta: “sí todo esto esta muy bien, pero quién manda aquí?”, o expresado de una forma más legítima “¿quién es el responsable?”

    La organización en red se ve con miedo. Muchas veces es el miedo al cambio o a la pérdida de privilegios, pero otras muchas es el miedo a que supongo alimentar la parálisis organizativa porque no se toman decisiones o la falta de asunción de responsabilidades.

    Supongamos que el mundo avanza y que en un tiempo nos encontramos con una auténtica voluntad de construir organizaciones públicas en red, ¿cómo se articulan el crowsourcing o la cocreación con la responsabilidad sobre el resultado? Lo que yo veo es que la responsabilidad es la de hacer que la red funcione, pero eso ¿cómo se plasma en un reglamento, unos estatutos o una ley?

  16. Angel Maldonado Respon

    Marc, canto tu misma canción y en toda esta cuestión he llegado a una conclusión similar.

    Por abstraer un poco, supongo que en pleno proceso feudal habría paladines de la monarquía que defendían a ultranza que con ella llegaríamos al verdadero esquema social justo. Así como los primeros demócratas sintieron con absoluta certeza que alcanzaban la vía ideal con la democracia representada, por no emplear la expresión “solución definitiva” que pertenece a otro tipo de ambición social que aunque miserable y mezquina responde al mismo patrón de visualización vital del cambio.

    Ahora pensamos que las redes son el verdadero fenómeno de liberalización más importante y con mayor potencial jamás registrado en la historia.

    Sin embargo no es posible anticipar si este gigantesco proceso de liberalización de energía humana de forma multidireccional podrá superponerse a la naturaleza del hombre.

    Un sistema distribuido puede implementar con la máxima eficacia fórmulas de orden, sujeción y control. Sea su naturaleza jerárquica o distribuida no permite demostrar que se produzca realmente ese cambio que en esta generación nos ha tocado soñar.

  17. Foto del perfil de Jordi Graells Jordi Graells Respon

    Hola a todos. ¡Esto está muy interesante!

    Comparto con Marc G y Ángel la idea que redes y jerarquía convivirán, junto con equipos de proyecto, jefes de proyecto… Pero aquí querríamos centrar el debate en encontrar vías reales para conseguir organizaciones públicas en red o, pasito a pasito, que éstas empiecen a trabajar así 🙂

    En este mundo internáutico, solemos depositar unas expectativas casi religiosas (a lo mejor por lo fastidiados que andamos con la crisis…)en el futuro que nos deparan las redes sociales y eso hace que encuñemos términos fantasiosos con una alegría pasmosa: ‘sabiduría de masas’, ‘inteligencia colectiva’… En mi caso prefiero hacer una reflexión más modesta y hablar de ‘conocimiento colectivo’, entendido como el resultado del flujo de creación conjunta de contenidos que, siguiendo una estrategia inteligente, podría conseguir que empresas y administraciones cambaran el funcionamiento institucional de toma de decisiones y los procesos de elaboración de productos y servicios. (Nada ambicioso el objetivo… 😉

    Y aun estando muy de acuerdo en que es difícil imaginarse si esta inercia colectiva podrá superponerse a la naturaleza del hombre, como dice Ángel, sí que es importante constatar como en la actualidad surgen iniciativas que, mediante el ‘crowdsourcing’, empiezan a demostrar el valor que aportan las redes en las organizaciones, tanto internamente (el programa Compartim tendría mucho que decir aquí ¿verdad Jesús?) como en una perspectiva más externa, con instituciones que integran en su cadena de valor la aportación de clientes, proveedores…

    Como apunta Marta, la clave quizás será cómo articular el ‘crowdsourcing’ con la responsabilidad sobre el resultado. Y, exprimiéndolo un poquitín más, ¿cómo las administraciones podrán satisfacer las necesidades ciudadanas a partir de la participación de otros actores (ciudadanos, proveedores…) en la conceptualización, diseño, gestión y prestación de las políticas de servicios?

    ¿Lo veis así?

    Momento ‘publicidad’: de todo esto hablo en el capítulo del libro que publicará el programa Compartim este mismo mes de diciembre, bajo el epígrafe “Collaborare humanum est”.

  18. Foto del perfil de David Nogué David Nogué Respon

    Les organitzacions jeràrquiques basen la seva estructura de poder en l’accés (restringit) a la informació.

    És una estructura ben comprensible en èpoques on les comunicacions funcionaven amb missatgers a cavall o, fins i tot, per telèfon fix, però es fa insostenible en el moment actual.

    El que caracteritza el moment actual és un accés massiu (de tothom) a la informació i la comunicació de masses.

    El que estan fent Google, Facebook i demés sistemes d’informació i comunicació de masses per a les masses és equiparable al que varen fer en el seu dia un tal Martí Luter, traduïnt la bíblia a la llengua popular (d’Alemanya) i un tal Gutenberg, que amb el seu invent en va permetre la difusió massiva de còpies. Tot i que això no va acabar amb l’església Catòlica, sí que en va fer trontollar els fonaments i res no va tornar a ser el que era.

    L’ Open Data i l’e-administració formen part d’aquest moviment desjerarquitzador, en la mesura en que ajuden a simplificar l’estructura d’accés a la informació (oficial).

    Ara bé, cal veure l’efecte pervers que pot tenir una mala gestió d’aquestes eines.

    Una apertura indiscriminada i massiva de dades pot ser igual de desinformant que la clausura total. Al final, amagar l’agulla en un paller és una coneguda tècnica de camuflatge.

    Una plataforma de tràmits que no sigui usable, o que ho sigui d’una forma accidentada, provoca la desconfiança i l’arrelament instintiu en el sistema tradicional de gestió.

    És convenient vèncer la tendència natural de l’administració a desenvolupar de portes endins i a inventar la roda (que ha estat descoberta fa temps de portes enfora), sovint amb la col.laboració de grans consultores que no hi tenen res a perdre i molt a guanyar.

    La capil.laritat que es produeix amb les xarxes socials i el reaprofitament de dades obertes per tercers és molt important, tot i que pugui tenir un abast limitat.

    El millor procediment administratiu, el millor servei al públic estan encara per inventar, i els camins de la invenció són tortuosos, gens sistemàtics i, tot sovint, no venen de cap centre tecnològic oficial.

  19. Marc Torres Respon

    …llegint els vostres comentaris me n’adono que el debat nostre és paral·lel al que avui té el món de l’ensenyament respecte a la figura del mestre dins la classe: el mestre ja no pot ser l’omnipotent font de transmissió de coneixement, sinó que ha d’acompanyar l’alumne cap a la construcció del coneixement, tot creant i dissenyant entorns d’aprenentatge.

    De la mateixa manera què la classe del futur estableix un nou rol a la figura del mestre, tot mantenint el seu estatus d’actor principal de l’ensenyament, els dirigents de les nostres administracions també hauran ser capaços de redefinir el seu rol, dins un nou entorn on ells ja no tenen l’exclusivitat en la presa de decisions i en el disseny de processos, productes i serveis.

    El conjunt d’aquests últims ha de venir, d’una banda, del talent compartit(avui massa ignorat)dels treballadors de la pròpia administració i, per altra banda, del talent directe de la ciutadania.

  20. David R Jordan Respon

    Llevo un par de dias queriendo entrar al trapo, pero no encontraba el hueco; intentaré ser breve.
    Una de cal y otra de arena:
    – La de cal: una vez que se han probado las redes ya no hay vuelta atrás. Estamos ante un camino de no retorno. Más pronto que tarde, las redes irán calando en el día a día de nuestras organizaciones. La presión externa (realizada por la ciudadanía que quiere participar en los asuntos públicos) se unirá a la presión interna (ejercida por funkzionatas que han degustado el dulce sabor de la miel en la participación, la transparencia y la colaboración de las redes) y las organizaciones endrán que ir creando entornos más abiertos para colaborar en red.
    – La de arena: las jerarquías no dejarán de existir. Quizás irán quedando en desuso algunos tipos de liderazgo. Pero la jerarquía creo que se mantendrá, e incluso que es necesaria. Todos sabemos que las redes son líquidas. Y como líquida que son igual de bien empapan que se escurre entre los dedos. El sentimiento de pertenencia es fuerte mientras se participa, pero también se siente menos presión para dejar de participar y abandonarla.
    Las redes probablemente conformarán un entorno “de apoyo” ideal para trabajar y colaborar, pero creo que, como ya se ha dicho en algún comentario anterior, la “responsabilidad” debe seguir existiendo; y esta será asumida por la jerarquía. Con las redes, los responsables pueden encontrar un apoyo sin precedentes a la hora de tomar decisiones, pero no creo que en ningún caso las redes les sustituyan.

  21. Montse Nieto Respon

    Hola, bon dia.

    Leí el post hace unos días. Desde entonces voy entrando y leyendo las aportaciones desde el silencio, un poco intimidada, os lo confieso, por la carga de profundidad de vuestras aportaciones.

    Mil veces he reflexionado sobre la estructura de mi organización. Sobretodo desde que me asignaron, por tiempo limitado, a un puesto de trabajo flexible. Como me gustan estos dos conceptos: flexibilidad y temporalidad!! creo que son la clave para cambiar la manera de trabajar en las administraciones haciendo posible el trabajo transversal en equipos de diferentes jerarquías.

    Por que sí, yo estoy muy de acuerdo con los que afirmáis que convivirán mucho tiempo las dos estructuras: jerárquica y en red. Es más no creo que dejen de hacerlo.

    A mi parecer hablamos de dos cosas distintas: estructuras jerárquicas haríamos referencia a organización y redes hablaríamos de como se relacionan y trabajan las personas.

    Y si, subscribiría el título de el post: estamos cambiando. Porque hasta hace bien poco las personas nos relacionábamos y trabajábamos de acuerdo a como mandan las estructuras, siguiendo el camino que dibujan los organigramas. Ahora no. Hemos trazado nuevos caminos.

    Esta manera de hacer no tiene retorno ni vuelta atrás.

  22. Foto del perfil de Marc Garriga Marc Garriga Respon

    Es evidente que estamos en una época de cambios, algunos por obligación otros por deseo…

    Dicho de otra manera, nos ha tocado vivir una época en que casi nada quedará tal como lo conocemos actualmente, la Administración no se quedará al margen de dichos cambios, todo lo contrario.

    O sea, los cambios sí o sí ocurrirán.

    De lo que se trata es que estos cambios sean a mejor ya que no siempre los cambios son para mejorar.

    Todos los que estamos comentando aquí opinamos que las redes (o el uso de ellas) es positivo para la Administración.

    Sin embargo, se requiere mucha más difusión de las “bondades” de las redes, se requiere más pedagogía para convencer a quién tiene el poder real para implementar (o dar la orden para que se implemente) estructuras basadas en redes.

    A parte de estas acciones de difusión, necesitamos hechos tangibles, hechos que demuestren con realidad que de lo que estamos hablando sirve, y no sólo sirve sino que, además, es mejor que lo que hay actualmente.

    Dicho de otra forma, hay que pasar del mundo de las ideas, del mundo intangible a la realidad.

    Sólo así convenceremos para provocar el cambio.

    El problema es que hay pocos ejemplos (uno es Compartim).

    Esta situación es similar a la de apertura de datos (OpenData), aún no se hay ningún uso “killer” que ayude a convencer a los dirigentes (públicos o no) para que abran los datos.

    Hay que pasar a la realidad… 🙂

  23. Foto del perfil de Jordi Graells Jordi Graells Respon

    I aquest millor servei públic sempre el podrà acabar inventant la societat, no l’Administració. Comparteixo plenament els vostres comentaris, David N i Marc T.

    David J, Montse y Marc G, muy de acuerdo en lo que decís. Aunque también podemos constatar que cambiará indefectiblemente el tipo de liderazgo que ejercen las jerarquías. No me imagino organizaciones guiadas por estilos directivos desfasados… La coexistencia entre redes y jerarquía lleva implícito la evolución hacia unos perfiles que buscan la complementariedad entre el saber de los profesionales para que, mediante una relación organizada contínua, sean capaces de generar valor en sus servicios y productos. Es decir, unos líderes más relacionales y conectores.

  24. Foto del perfil de Pere J Mitjans Pere J Mitjans Respon

    Si hay “oposición” entre jerarquía y red, que a veces la habrá y otras no como se ha dicho por ahí, la preeminencia de alguna de ellas vendrá marcada por el prestigio y la reputación de ambas. Es decir, se establecerá una competencia heterogénea que en cualquier caso logrará una mejora sustancial de ambas partes: la jerarquía se vuelve meritocrática y la red debe ser “abierta” para lograr prestigio incluso en la periferia

  25. Anna Respon

    Leo los comentarios y la verdad es que está casi todo dicho. Comparto tambíén esa visión de la coexistencia de los dos modelos. De hecho, quiero creer que es posible si entendemos que cada uno de nosotros como nodos nos integramos en ambas de manera matricial, con dos vectores: el jerárquico y el de red distribuida. Lo que marca la diferencia no es el concepto en si de cada una de ellas, sino nuestro comportamiento y encaje en ambas. De esta manera, las redes no excluyen las jerarquías ni viceversa, pero lo que si deben llegar a “expulsar” es ciertos tipos de dirección y gestión que empobrecen ambos conceptos. Interesante debate…

  26. tomeu moreno Respon

    un exemple de servei públic en xarxa i completament horitzontal és la xarxa Infojove (xarxa de serveis d’informació jove de les Illes Balears). en aquesta cada servei d’informació, i per extensió cada professional que hi treballa, és una peça clau i un punt de la xarxa, tots tenim el mateix rol, i la mateixa responsabilitat en que la informació flueixi. és igual si està a un municipi gran o petit, sí es de la ciutat de Palma o no, sí és el centre coordinador amb 12 persones que el punt de buger amb 1 persona, o simplement el promou una associació. cada servei representa un punt que estan units per vàries eines de comunicació digital: llista distribució (més per als professionals), un facebook, un twitter, etc…
    quan demanes a la gent que et dibuixi la xarxa ho fa simulant una piràmide!!! quan realment el dibuix més fidel seria la xarxa d’un pescador per exemple!!!

    les gerarquies estan molt present dins l’imaginari de la població en general i la legislació ho perpetua. pensem sinó amb com la llei reguladora del dret d’associacionisme, la majoria de cops imposa que els associats de les entitats tinguin càrrecs més importants que altres associats de la mateixa entitat. és més sovint els models utilitzats per constituir dites associacions contemplen una estructura vertical i no horitzontal de gestió de l’entitat.

    llavors a l’administració el que li sobren són llocs intermitjos, s’ha tendit a retribuir a les persones per una classificació i estructura laboral i no per funcions, d’aquí els coordinadors, subdirectors, tecnic superior, ajudant del tècnic, ufff quin malson!!! això és el vertader problema de la gerarquització.

    llavors altre cosa és diferenciar els treballadors que són colocats per decisió política per sobre dels funcionaris, personal laboral, interins… que s’encarreguen de concentrar la presa de desicions.

    per ara això
    salut

  27. Foto del perfil de David Nogué David Nogué Respon

    Sobre les aplicacions “killer” i els polítics.

    En política resulta fàcil, i fins i tot profitós, negar idees o projectes interessants.
    Això es fa en la mesura que resulten, precisament, “killer” o revolucionaris, per la simple raó que amenacen l’ “statu quo”.
    I això ho fan polítics de tots els signes, donat que és feina de tots ells conservar majories estables tant com sigui possible, i governar basant-se en elles.
    El que surt car en política és negar realitats.
    Moral de la història: si vols guanyar-te el favor d’un polític, aplica les idees “killer”, dissenya aplicacions revolucionàries i d’us massiu, i posa-les després a la seva disposició.
    Tallar la cinta és el moment culminant de la feina d’un polític, i ho fa la mar de bé.

  28. Olga Cava Respon

    Alguien me dijo alguna vez: “No eres jefe! Tu equipo te hará jefe!” y considero que la persona que me lo comentó tenía toda la razón.

    El reconomiciento, la confianza, el respeto y la admiración de los demás sólo son posibles si trabajamos en red, en equipo, colaborando, cocreando, respetando la inteligencia colectiva y compartiendo el conocimiento. ¿No creéis que incorpora valor y nos enriquece como profesionales?

    Es un privilegio tener la posibilidad de poder participar en este proceso de cambio y no podemos desaprovechar esta oportunidad. Ya son palpables claros ejemplos como la XiP. Es un referente para muchos y deja claro que esto no ha hecho más que comenzar!

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *